Hearst Castle: Flota

El Monumento Histórico Estatal de Hearst Castle, comúnmente conocido como Hearst Castle®, fue construido por el magnate de periódicos William Randolph Hearst entre 1919 y 1947. Este enorme propiedad albergó muchas de las obras de arte y artefactos que Hearst coleccionó a lo largo de los años. Siete años después de su muerte, Hearst Castle abrió sus puertas al público en 1958.

Poco tiempo después, el servicio de transporte en autobús empezó a recorrer el camino de cinco millas del centro de visitantes al castillo. Cada año, aproximadamente 800,000 personas de todo el mundo visitan Hearst Castle, y cada una de ellas hace el recorrido redondo de 10 millas a la cima y de regreso en un autobús alimentado por gas natural.

"Nuestros mecánicos nos comentan que están felices porque ya no regresan a casa oliendo a diésel".

First Transit administra los autobuses que transportan a los visitantes hacia Hearst Castle y de vuelta, los cuales usan gas natural comprimido (CNG). Al Rusco, Gerente General de First Transit, está muy complacido con la flotilla que funciona con CNG, en especial por las reducciones en los costos de operación.

“Como producimos nuestro propio combustible, tenemos ahorros importantes en nuestros costos operativos totales en comparación con el diésel. Estos ahorros nos permiten cubrir cualquier aumento en los costos de mantenimiento en relación con los motores que funcionan con CNG. En general, estamos muy contentos con el CNG”. El Sr. Rusco ofrece su perspectiva sobre algunos de los beneficios subjetivos de operar una flotilla impulsada por CNG. “Nuestros mecánicos nos comentan que están felices porque ya no regresan a casa oliendo a diésel”.

Keith French es el administrador de mantenimiento de First Transit en Hearst Castle. Considera que los administradores de flotillas de la región aún tienen algunos conceptos erróneos importantes sobre la operación y el mantenimiento de una flotilla que funciona con CNG, pero espera que puedan beneficiarse de sus experiencias en la vida real. “Muchas personas me advirtieron que los motores que funcionan con CNG serían poco fiables y costaría mucho operarlos, pero no es cierto. Hemos visto que estos motores John Deere son muy confiables y el costo es similar al de los motores de diésel”.

Planes para autobuses más ecológicos

A finales de la década de 1990, muchos de los autobuses de la flotilla de diésel de Hearst Castle se acercaban al fin de su ciclo de vida planeado y necesitaban ser reemplazados. Ed Redig, como superintendente, era responsable de la operación y del mantenimiento de la flotilla de autobuses y empezó a investigar opciones alternativas de combustible para la flotilla.

¿Cuál era la mejor tecnología? El CNG puede ser desafiante en muchas áreas si las opciones locales de abastecimiento son limitadas. Sin embargo, como los autobuses de Hearst Castle vuelven a la base después de cada 10 millas, las preocupaciones sobre la infraestructura eran mínimas, y la operación representaba una opción ideal para la tecnología comprobada del CNG.

Los dos elementos clave de la actualización fueron los nuevos vehículos y la estación de abastecimiento de CNG. En cuanto a los vehículos, se necesitaba una flotilla de quince autobuses de 40 pies con capacidad para 57 pasajeros, y se especificó un modelo de Blue Bird All American impulsado por un motor que funciona con CNG de John Deere. Por fortuna, SoCalGas® pudo involucrarse y ayudar con el proceso de especificación y pedido para aprovechar al máximo las subvenciones y demás fondos. También había disponible un crédito fiscal federal para cada uno de los autobuses impulsados por CNG.

El nuevo servicio más largo de SoCalGas

Solucionar el problema de abastecimiento fue un desafío mucho mayor que la adquisición de vehículos nuevos. Aquí es donde verdaderamente entró en juego la experiencia del equipo de vehículos de gas natural (natural gas vehicles, NGV) de SoCalGas. El primer obstáculo fue el hecho que Hearst Castle se ubicaba en un área de servicio de gas natural de unidades termales británicas (British Thermal Units, BTU) altas que la Junta de Recursos del Aire de California (California Air Resources Board, CARB) consideraba que no cumplía su reglamento de combustible de gas natural.

SoCalGas usó la composición de gas natural tradicional para el área, y trabajó con John Deere para confirmar que el gas natural tuviera un desempeño seguro y limpio. El productor también confirmó que respetaran la garantía de fábrica con base en esta composición del combustible. Por último, SoCalGas trabajó con la CARB y obtuvo una exención para que Hearst Castle pudiera usar el combustible local en sus autobuses.

El centro de visitantes de Hearst Castle no tenía servicio de gas natural. Como resultado, fue necesario colocar una nueva línea de gas natural a lo largo de 3.1 millas, desde Cambria hacia el norte, al centro de visitantes. El ducto de poliuretano se enterró bajo la superficie a lo largo de casi toda su extensión y fue necesario obtener un permiso del Departamento de Transporte de California. Este fue el servicio nuevo de SoCalGas con la mayor extensión para una estación de CNG. Esta fase del proyecto se financió en parte a través de “asignaciones” de SoCalGas, que son créditos basados en el nivel proyectado de uso del gas natural. La estación utiliza dos compresores para máxima confiabilidad y redundancia. Hay postes independientes de abastecimiento tardado para cada autobús, lo cual permite reabastecer a todos los autobuses de manera simultánea durante la noche.

La mayor mejora en calidad del aire

La actualización de la flotilla de diésel a un combustible alternativo podría presentar algunos desafíos financieros graves. Por fortuna, la mayoría de los aumentos en los costos por adquirir los vehículos y construir la estación (más allá del costo de reemplazar la flotilla con autobuses de diésel) se financió con subvenciones y otras fuentes de financiamiento. Estas incluyeron subvenciones del Distrito de Control de Contaminación del Aire (Air Pollution Control District, APCD) del condado de San Luis Obispo County, la CARB y otros programas estatales y federales.

"Se ahorrará un estimado de 100 toneladas de emisiones a lo largo del ciclo de vida del proyecto".

El alcance de este proyecto era de tal magnitud que absorbió el 100 por ciento del presupuesto del APCD local por dos años consecutivos, pero el impacto local del proyecto era enorme. Según el ejecutivo de cuenta de SoCalGas Mike Bolin, “cuando se terminó la estación y los autobuses entraron en operación, el proyecto de Hearst Castle tuvo un impacto sobre las emisiones mayor que todos los demás proyectos de transporte de aire limpio que se realizaron en el condado de San Luis Obispo en los cinco años anteriores combinados”. Se ahorrará un estimado de 100 toneladas de emisiones a lo largo del ciclo de vida del proyecto.

Planes para el futuro

Para 2010, la flotilla de autobuses que funcionaba con CNG de Hearst Castle había estado en servicio por 10 años, que es el fin de su ciclo de vida planeado. Los autobuses se reemplazarán conforme las subvenciones y otras fuentes de financiamiento se vuelvan disponibles, y la flotilla seguirá proporcionando transporte limpio a más millones de visitantes de Hearst Castle en el futuro.

Ver como PDF

Los materiales de este estudio de caso se proporcionan únicamente con fines informativos y no son una predicción o garantía de ningún ahorro o de los resultados que se obtendrán a partir del uso de gas natural. Es posible que varios factores influyan en los resultados reales, incluidos los precios futuros del gas, el equipo que se utilice, el uso real y otras condiciones de operación. De forma específica, SoCalGas no respalda ni proporciona garantía alguna sobre la idoneidad para ningún propósito o uso particular de equipo alguno seleccionado por el cliente.