El gas natural es confiable y seguro

Descubra por qué el gas natural es una de las fuentes de energía más seguras y confiables que existen.

El gas natural es un combustible abundante que se produce nacionalmente y que siempre estará disponible para cubrir las necesidades energéticas de su familia.

Está ahí cuando lo necesita


Puede confiar en que el gas natural estará ahí cuando lo necesite. El gas natural es el combustible principal para calentar hogares, y más del 90 por ciento del sur de California usa gas natural para calentar espacios y agua.

Algunos aparatos alimentados por gas natural funcionan aun cuando no hay electricidad, pero es posible que deba encenderlos usted mismo. Por ejemplo, durante un apagón, muchas estufas de gas natural pueden encenderse con un cerillo, para que pueda cocinar y hornear durante un corte eléctrico.

Debido a que los gasoductos de gas natural corren bajo tierra, no están normalmente sujetos a los accidentes comunes relacionados con el clima o con otros problemas que afectan a las líneas de energía. Por ello, los cortes en el suministro de gas natural son poco comunes.

Existe disponibilidad de abundantes suministros de gas natural, independientemente de que el sol brille o deje de brillar, o el viento sople o deje de soplar. Somos capaces de almacenar gas natural durante los meses más cálidos del verano y despacharlo conforme sea necesario en la estación más fría mediante un eficiente y altamente confiable sistema de distribución.

Aumento de la seguridad energética en Estados Unidos

Gracias a los suministros de gas natural descubiertos recientemente, Estados Unidos es ahora uno de los mayores productores de gas natural en el mundo, lo que disminuye nuestra dependencia de la energía extranjera. El gas natural está listo para convertirse en el combustible fundamental de nuestra economía, para calentar hogares, cocinar alimentos, abastecer vehículos con combustible, crear empleos, generar electricidad y complementar nuestras fuentes de energía renovable en las próximas décadas.

El uso del gas natural para el transporte está teniendo un crecimiento exponencial, que ofrecerá más seguridad energética, reducirá la emisión de gases de efecto invernadero y contribuirá a tener un aire más limpio. Conforme el uso del gas natural aumente en los segmentos de transporte pesado, marino, portuario y ferrocarrilero, disfrutaremos de menores costos en los combustibles y ahorros a largo plazo en los costos.