Como la empresa de distribución de gas natural más grande del país, estamos comprometidos a proveer gas natural limpio, seguro y confiable a nuestros clientes. Con el fin de transportar el gas natural de manera segura de los productores de California hasta usted, contamos con importantes recursos dedicados a mejorar la seguridad y la integridad de nuestras más de 101,000 millas de tuberías de gas natural.

Lo que hacemos para protegerlo

Somos responsables por la inspección de todas nuestras tuberías de gas natural. Con el fin de ayudar a proteger a nuestros empleados y clientes, tomamos las siguientes medidas de seguridad.

Olor distintivo del gas natural

Agregamos un olor distintivo al gas natural con el propósito de facilitar la detección de fugas. El nivel de olor se vigila por lo menos una vez al mes en diferentes ubicaciones para asegurarse de que sea adecuado. Aunque el olor distintivo hace que el gas natural se reconozca fácilmente, es posible que no pueda percibirlo en las siguientes situaciones:

  • Tiene un sentido del olfato débil.
  • Experimenta olfato fatigado (la incapacidad normal y temporal para distinguir un olor luego de la exposición prolongada al mismo).
  • Tiene una afección física, tal como un resfriado común, sinusitis o alergias.
  • Consume tabaco, alcohol o drogas y algunos medicamentos.
  • El olor está enmascarado u oculto por otros olores presentes.
  • Las condiciones de las tuberías y del suelo han provocado que el olor se atenúe. Es posible que la ausencia de olor esté provocada por adsorción, absorción, oxidación o sus combinaciones.

Detección de fugas

Llevamos a cabo sondeos de fugas de nuestras tuberías, por lo general con equipo de detección de gas natural combustible. Entonces damos prioridad a los mayores riesgos potenciales y nos aseguramos de que se vigilen continuamente y se reparen con prontitud.

Patrullas de gasoductos

Las rondas de patrulla de gasoductos son realizadas por individuos capacitados y calificados dentro de los tiempos programados estructurados que cumplen o exceden los requisitos federales y estatales, en función de diversos atributos de una instalación, para buscar indicios de alguna condición anormal, como falta de marcas de las tuberías, actividad de construcción, posibles fugas de gas y otros factores que pueden afectar a la seguridad y el funcionamiento de la tubería.

Control de corrosión externa

A fin de proteger las tuberías de la corrosión externa, usamos un recubrimiento para los ductos y protección catódica. El recubrimiento de los tubos previene que los elementos de ambientes corrosivos entren en contacto con la superficie del gasoducto. Los sistemas de protección catódica protegen el acero contra cualquier hendidura en el recubrimiento utilizando una corriente eléctrica directa para contrarrestar la corrosión externa normal de un tubo de metal.

Los gasoductos que cuentan con protección catódica se supervisan anualmente para verificar que el sistema de protección catódica funcione adecuadamente. Los tubos de acero enterrados que se instalaron antes del 31 de julio de 1971 y que no están protegidos por sistemas catódicos se inspeccionan con mayor frecuencia para detectar fugas. Las tuberías expuestas a la atmósfera se inspeccionan para detectar corrosión por lo menos una vez cada tres años.

Control de corrosión interna

También gestionamos la calidad del gas natural en nuestro sistema y el funcionamiento del sistema para evitar la corrosión interna mediante la supervisión anual.

Inspección de válvulas

Las válvulas que son esenciales para el aislamiento de un segmento de tubería se inspeccionan una vez por año y se les da servicio para detectar fugas en las cajas de las válvulas y asegurar la identificación correcta de las válvulas, así como su adecuada lubricación y funcionamiento.

Bóvedas subterráneas

Una vez al año, realizamos tareas de mantenimiento e inspección de rutina en todas las bóvedas subterráneas dentro de nuestra área de servicio, que por lo general contienen equipo que regula o limita la presión. El mantenimiento y la inspección incluyen el funcionamiento adecuado del equipo de ventilación, las condiciones estructurales y la corrección de presencia de agua, basura u otras sustancias extrañas.

Cruces de gasoductos

De vez en cuando, debemos diseñar nuestro sistema de gasoductos para que crucen obstáculos en lugar de pasar por debajo de ellos; por lo general, vías rápidas, autopistas, ríos y canales de drenaje. Independientemente del tipo de cruce, se realizan inspecciones y se da mantenimiento de rutina a todos los cruces por lo menos una vez cada tres años.

Dispositivos de alivio de presión

Los dispositivos de alivio de presión en las estaciones que limitan y regulan la presión deben contar con la capacidad suficiente para proteger las instalaciones con las que están conectadas. Cada estación que limita la presión, dispositivo de alivio (excepto discos de ruptura), dispositivo de señalización y estación reguladora de presión y su equipo deben inspeccionarse una vez al año.

Áreas de alta consecuencia

Como parte del Programa de Gestión de Integridad de Transmisión que se instituyó en diciembre de 2004, se completó una evaluación completa en diciembre de 2012. Un área de alta consecuencia por lo general es un área dentro de una cierta distancia de una tubería que tiene 20 o más edificios destinados a la ocupación humana, o un sitio identificado como playa, parque infantil e instalación recreativa. Parte de esta evaluación incluye proporcionar disposiciones para enfrentar cualquier problema que se detecte, así como llevar un registro y elaborar informes.

Evaluación de amenazas

El plan del Programa de Administración de la Integridad de las Líneas de Distribución de SoCalGas está en desarrollo y se centrará en la información relativa a la consideración de amenazas para cada una de las tuberías de distribución de gas, así como en las medidas encaminadas a reducir la probabilidad de que se produzcan rupturas en los gasoductos y sus posibles consecuencias.

Comunicación con los clientes

Muchos tipos de público reciben nuestras comunicaciones, incluidos clientes, excavadores y urbanistas de terrenos, funcionarios públicos, universidades, distritos escolares, administradores de ciudades y condados, funcionarios de respuesta a emergencias, residentes y lugares de congregación a lo largo de las líneas de transmisión, habitantes del territorio de servicio de distribución y personas que residen cerca de estaciones de compresión y yacimientos subterráneos de almacenamiento de gas natural. La frecuencia de las comunicaciones con cada tipo de público varía entre dos veces al año y cada tres años.

Nuestro compromiso

Podrá descansar cómodamente a sabiendas de que la integridad de los sistemas de tuberías que llevan el gas natural a su hogar o negocio se encuentra bajo una cuidadosa vigilancia periódica. Estamos haciendo nuestra parte para garantizar la integridad de los gasoductos y responderemos rápidamente para abordar los problemas que se detecten durante las inspecciones regulares, los sondeos, el mantenimiento y las rondas de patrulla.

Acerca de las tuberías de gas natural

Nuestros gasoductos transportan gas natural recibido de gasoductos interestatales y gas natural de productores de California para llevarlo hasta sus clientes por medio de una compleja red de tuberías. Grandes tuberías de transmisión, algunas de hasta 36 pulgadas de diámetro y con un a presión que por lo general fluctúa entre 200 y 1,000 psig (libras por pulgada cuadrada por encima de la presión atmosférica), transportan el gas natural hasta los centros de población, donde se conectan con tuberías de distribución que varían en tamaño desde una pulgada hasta 20 pulgadas, y casi siempre operan a presiones más bajas. Las líneas de servicio de media a una pulgada de diámetro se bifurcan de las tuberías de distribución para llevar el gas natural a los hogares a una presión menor de un tercio de psig.

La Administración de Seguridad de Gasoductos y Materiales Peligrosos (Pipeline and Hazardous Materials Safety Administration, PHMSA) del Departamento de Transporte (Department of Transportation, DOT) de los EE. UU. clasifica las tuberías de gas en dos categorías: "transmisión" y "distribución". Las tuberías de transmisión se usan sobre todo para recibir gas natural de los proveedores y llevarlo a los centros de carga para distribución o a las plantas de almacenamiento. Las tuberías de distribución se emplean para llevar el gas natural a los clientes. Estas categorías se distinguen sobre todo por el nivel de tensión en el que operan. La categoría de distribución se divide en dos subcategorías: las líneas de distribución de alta presión, que tienen una tolerancia máxima de presión de operación superior a 60 psig, y las líneas de distribución y tuberías de servicio, que tienen una tolerancia máxima de presión de operación de 60 psig o menos. El sistema de SoCalGas® termina en la salida del medidor. Las tuberías que conectan el medidor a los dispositivos de gas natural de los clientes y la punta del quemador del equipo normalmente se conocen como "líneas residenciales", y SoCalGas no las posee ni las opera.