Cómo leer una etiqueta de EnergyGuide

Descubra cómo las etiquetas de EnergyGuide pueden ayudarle a escoger un electrodoméstico eficiente en energía.

Las etiquetas EnergyGuide son una herramienta útil para que los consumidores comparen clasificaciones de eficiencia energética y ahorro en costos cuando compran nuevos electrodomésticos. Si está buscando ahorrar dinero comprando un electrodoméstico eficiente en energía, asegúrese de entender cómo se leen estas etiquetas.

Entender las etiquetas EnergyGuide

Las etiquetas EnergyGuide son de color amarillo brillante con letras negras y ofrecen una guía para usar la información que contienen.

  • La etiqueta para electrodomésticos más grandes contiene el cálculo del consumo anual de energía en kilovatio por hora por año (eléctrico) o por termias al año (gas natural).
  • El cálculo anual de costo operativo se proporciona en la parte inferior de la etiqueta.

Cada etiqueta también ofrece la siguiente información:

  • El fabricante, el número de modelo, el tipo de electrodoméstico y la capacidad aparecen en la parte superior de la etiqueta.
  • La línea de escala a la mitad de la etiqueta muestra la forma en que ese modelo particular se compara en eficiencia energética con otros modelos en el mercado similares en tamaño y tipo. Verá un rango de menor a mayor.
  • Cerca de la parte inferior de la etiqueta se muestra el cálculo de costo operativo anual. Este costo energético se basa en los precios nacionales promedio recientes de electricidad o de gas natural y asume las características operativas típicas.

La ley federal requiere que las etiquetas EnergyGuide se coloquen en todos los refrigeradores, congeladores, calentadores de agua, lavavajillas, lavadoras de ropa, aires acondicionados de habitación, aires acondicionados centrales, bombas de calefacción y calderas y calentadores.

Las etiquetas EnergyGuide no se requieren en cocinas integrales, hornos de microondas, secadoras de ropa, calentadores de agua de paso, calentadores de espacio portátiles y focos.

Es posible que los ahorros reales varíen y dependerán de varios factores, que incluyen la ubicación geográfica, las condiciones del clima, el equipo instalado, las tarifas de uso, etc. Llevar a cabo múltiples medidas de ahorro de energía no necesariamente resultará en ahorros acumulativos.